¡Sonreímos en 4 años!

Ahora toca darle importancia a nuestra sonrisa y a reconocer cuándo nos sentimos bien y por qué.
Ellos mismos han observado su carita feliz en un espejo y se han dado cuenta de lo qué pueden llegar a transmitir.







































Deja un comentario