Danos siempre de ese Pan. La eucaristía, camino de resurrección.


D. Eduardo- Capellán- y dos profesoras del Colegio acudieron a la presentación de las Orientaciones Pastorales 2020-21 programadas desde la Diócesis de Orihuela- Alicante. El acto tuvo lugar -para nuestra Vicaría 3- en la Parroquia de El Salvador de Elche, a las 20:30h del miércoles 23 de septiembre. El aforo limitado y la situación singular que vivimos -a consecuencia de la Pandemia Covid-19- propiciaron que el acto se desarrollase de manera ágil, aunque perfectamente coordinado, puntualizando ideas clave que fluyeron entre la distancia de seguridad que separaba a los asistentes. Motivos de fuerza mayor excusaron la ausencia del Sr. Obispo, D. Jesús, por parte del Sr. Vicario General D. Vicente Martínez que junto al Sr. Vicario Episcopal, D. José Antonio Valero acompañaron a D. Pedro Luis Vives -Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas “San Pablo”- en el desarrollo del evento, mostrando a todos la necesidad de impulsar, ante la singularidad y excepcionalidad de momento que vivimos, la “celebración” de la Eucaristía como camino hacia la Resurrección. Hemos de dar el paso de “oír Misa” a “celebrar la Eucaristía”.

D. Pedro Luis desgranó capítulo a capítulo el libro editado por nuestra Diócesis conteniendo las Orientaciones Pastorales para el curso recién estrenado. Y D. Vicente nos hizo recordar las Palabras y Gestos del Santo Padre en la Plaza de San Pedro el pasado 27 de marzo:

La imagen del jefe de la Iglesia católica rezando solo ante la inmensa explanada por el fin de la guerra contra un enemigo invisible que ha causado muchos miles de muertes fue casi cinematográfica.
Instantes después de terminar su homilía, Francisco caminó hacia el ícono de la salud del pueblo romano, que fue llevada especialmente. Después rezó frente a un crucifijo que habitualmente está en la iglesia San Marcelo del Corso, en el centro romano, al que se le atribuye la sanación de la gran peste de 1522.

“El señor nos interpela y en medio de la tormenta nos invita a activar la solidaridad, capaz de dar sentido en estas horas en la que todo parece naufragar”, enfatizó Francisco, bajo la lluvia.
Destacó el sumo pontífice el sacrificio de los “trabajadores silenciosos”, en referencia a médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y “tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo”.

Los agentes de pastoral de la diócesis -sacerdotes, religiosos y laicos- hemos de esforzarnos en motivar la “celebración” de la Eucaristía, especialmente la dominical. Nuestra presencia y comunión en Asamblea ha de llenar de luz nuestros Templos y esa luz debe llenarnos por dentro para que podaos irradiarla allá dónde nos encontremos. Solo así podremos cumplir con la misión de ser agentes multiplicadores del evangelio.

Concluimos, encomendando nuestra misión pastoral a la intercesión de Ntra. Sra. la Virgen María. Con el canto de Salve Regina nos despedimos a la espera de recoger, próximamente en nuestras parroquias, los libros con las Orientaciones Pastoral 2020-21 y con el compromiso firme de ponerlas en práctica en los contextos donde proyectamos nuestra misión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies